marzo 23

¿Por qué no debo eliminar los carbohidratos de mi alimentación?

Nutricion

0  comments

Sin duda, hoy en día existen demasiadas estrategias y métodos para reducir de peso y porcentaje de grasa. Sin embargo, no todas son aceptadas por todos o aptas. Muchas no tienen sustento científico ni aval por profesionales. Es por eso, que lo ideal siempre será consultar con un especialista antes de adentrarte a experimentar algo nuevo. 

 

Una estrategia que muchas personas han estado utilizando como método para bajar de peso es eliminar los carbohidratos totalmente de su alimentación. Aunque a simple vista se vea sencillo y no dañino para la salud, puede conllevar a ciertas complicaciones si no es supervisado por un profesional. 

 

¿Qué son los carbohidratos?

 

Junto con la proteína y grasas es uno de los nutrientes esenciales para nuestro cuerpo. Se encuentra formado por moléculas de glucosa y lo podemos encontrar en alimentos y bebidas. 

 

Su principal función es ser fuente de energía para células, tejidos y órganos del cuerpo. Si no se utiliza completamente, es almacenada en el hígado y músculos para ser utilizada posteriormente. 

 

Podemos encontrar tres tipos de carbohidrato:

  • Azúcar: conocida también como carbohidrato simple ya que la podemos encontrar en su estructura más básica como única molécula de glucosa. Principalmente se encuentra en dulces, postres, repostería, alimentos procesados y refrescos. 

 

 

  •  Almidones: Es un carbohidrato de estructura más compleja ya que está estructurado por azúcares simples. Lo podemos encontrar en pan, cereales, pasta, papas, maíz, y ciertas verduras.

 

  • Fibra: También es un carbohidrato complejo, y se puede dividir en fibra soluble e insoluble (el cuerpo no puede descomponerla en su totalidad). La podemos encontrar en frutas, verduras, nueces, semillas, legumbres y granos integrales.

 

 

¿Cuánta cantidad de carbohidrato debo comer durante el día?

 

Como términos generales, una persona promedio puede consumir de 45 a 65 % de sus calorías en carbohidratos. Es decir que si nuestra dieta es de 2000 calorías, deberíamos consumir 275 gramos por día (55% de carbohidratos). 

 

 

Ahora que ya tienes una idea de cuál es la función de los carbohidratos en el cuerpo, su función y dónde lo podemos encontrar, veamos de qué trata la estrategia de eliminar los carbohidratos de la dieta, los beneficios que supone y la manera en cómo se realiza. 

 

La premisa principal supone en que: “al eliminar los carbohidratos de la alimentación, al cuerpo no le queda de otra que empezar a utilizar las reservas de grasa que tiene almacenadas, convirtiéndolas en energía. De esa manera, el porcentaje de grasa disminuye y consecuentemente el peso”.

 

 

Los supuestos beneficios que ofrece esta estrategia son:

 

  • Control de apetito
  • Mayor pérdida de peso y grasa corporal
  • Disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares
  • Mejora sensibilidad de insulina y reversión de la diabetes
  • Mejora enfermedades mentales

 

 

Al reducir o eliminar los carbohidratos de la dieta, se aumenta el consumo de proteína y de grasas, convirtiéndose en una proporción de casi 60/40. 

 

Ahora veamos realmente qué es lo que le pasa al cuerpo cuando ya no está recibiendo carbohidratos de la alimentación:

 

  • En primer lugar, este tipo de “dieta” no tiene base ni sustento científico que realmente funcione o que tenga una diferencia significativa con otro tipo de estrategias para bajar de peso.

 

  • Es casi imposible tener una alimentación SIN carbohidratos ya que la mayoría de alimentos se componen por ciertos porcentajes de los tres nutrientes (carbohidratos, grasas y proteína). Los alimentos no son TODO carbohidratos o proteína, sino que, están compuestos por diferentes porcentajes de cada nutriente.

 

  • Al eliminar los carbohidratos de la alimentación comienzas a tener mareos y dolor de cabeza, debido a que este nutriente es nuestra principal fuente de energía, el cuerpo empieza a estar falto de energía, comenzando a utilizar otro tipo de componentes para compensar esa falta, en este caso las grasas (cetosis).

 

  • Mal aliento, orina y sudor de olor fuerte, debido a los cuerpos cetónicos que se encuentran en el cuerpo.

 

  • Pérdida de músculo, al realizar este tipo de dieta por un tiempo prolongado, la masa muscular se comienza a resentir, ya que, la fuente de energía de grasas se comienza a agotar, el cuerpo recurre a otra fuente, y en este caso, es la glucosa almacenada en el músculo.

 

  • Cambios de humor.

 

¿Quiénes no deberían optar por este tipo de estrategias?

 

  • Personas con enfermedades metabólicas.
  • Personas con enfermedad de la tiroides, riñón, hígado o páncreas.
  • Personas con diabetes.
  • Personas con Trastornos de Conducta Alimentaria.

 

 

Aunque si podemos reducir la ingesta de carbohidratos en nuestra alimentación, nunca es recomendado eliminarlos por completo. Intenta siempre mantener un balance entre los 3 nutrientes esenciales: proteína, grasas y carbohidratos. En una dieta bien calculada por un profesional todos los nutrientes se pueden incluir sin ningún problema. 

 

Hoy en día, existen muchísimas otras maneras de bajar de peso mucho más saludables que eliminar los carbohidratos de la alimentación. No experimentes con tu salud, siempre que tomes este tipo de decisión tan drástica, consulta con un profesional.

 

Artículo relacionado, haz click aquí

 


Tags


Otros contenido seleccionado para ti

5 recetas de buddha bowls

5 recetas de buddha bowls

Quiero recibir todos los contenidos gratuitos