septiembre 14

Guía para llevar una alimentación sostenible

Nutricion

0  comments

Cada vez más el estilo de vida sostenible va cobrando más fuerza en el día a día de todas las personas. Esto se debe a que los recursos naturales disponibles cada vez se han vuelto más escasos o difíciles de conseguir. Por lo que se han creado nuevas estrategias para procurar conservarlos, y una de ellas es el estilo de vida sostenible en el que se intenta conservar los recursos naturales al máximo y evitar los desperdicios.

 

Dentro de esta filosofía también se encuentra la alimentación sostenible, la cual procura generar el menor impacto ambiental posible, protegiendo y respetando la biodiversidad y los ecosistemas, siendo una alimentación con respecto a la nutrición, adecuada, segura y saludable, al mismo tiempo que se optimizan los recursos tanto naturales como humanos.

 

 

En esta guía te detallaré todo lo que necesitas saber acerca de la alimentación sostenible, los principios y estrategias que puedes utilizar para incorporar este estilo de vida a tu alimentación diaria e incluso a tus prácticas regulares en general.

 

Pero primero vemos ¿qué es una alimentación o estilo de vida sostenible? 

 

La alimentación sostenible es un modelo de alimentación cuyo principal propósito es afrontar o centrarse en las preocupaciones ambientales y de salud que se encuentran hoy en día relacionadas a la producción y consumo de los alimentos. Además de preocuparse de los temas ambientales y de salud, este tipo de alimentación busca garantizar una vida saludable a las personas que lo siguen, así como incentivar una producción y consumo responsable de los alimentos, de esa manera, se genera un menor impacto ambiental, luchando con el cambio climático, respetando también la cultura, biodiversidad y protegiendo los ecosistemas.

 

Ahora que ya sabemos el concepto de alimentación sostenible ¿cómo empezamos?, no te preocupes, acá te dejo los pasos que puedes seguir para llevar un estilo de vida sostenible exitoso:

 

  • Consume menos carnes rojas y procesadas

Cuando hablamos de la industria ganadera, podemos decir que es una de las industrias que más contamina en el mundo, ya que requiere de varios recursos naturales para su producción. Cuando se convierte hátitats naturales (como bosques y selvas) en tierras de pastoreo, se provoca una mayor tasa de muertes de especies que viven en esos territorios. Aproximadamente el 70% de la pérdida de mamíferos se debe por la deforestación.

 

 

Además, para producir un kilogramo de carne se requiere entre cinco mil y 20 mil litros de agua, según el Instituto de Ingenieros Mecánicos. 

 

Por lo que una buena manera de empezar es reducir tu consumo de carne a 1 vez por semana, no sólo por salud, sino también por cuidar el medio ambiente.

 

  • Consume más productos locales y de temporada

Muchas veces no nos damos cuenta, pero nosotros siendo consumidores tenemos mucho poder, más de lo que pensamos. Muchas veces se reitera la importancia del consumo de productos locales y los beneficios tanto ambientales como sociales y económicos que esto tiene. Cuando compramos local nos aseguramos de: 

 

  • Se reduce la emisión de gases
  • Ahorro energético 
  • Reducción de embalajes 
  • Por supuesto, apoyamos a la economía local

 

  • Aumenta el consumo de legumbres y frutos secos como fuentes de proteína vegetal

Aparte de la proteína animal debes saber que también existe la vegetal en la cual se encuentran todas las legumbres y frutos secos como los garbanzos, lentejas y frijoles. Al aumentar tu consumo de estos alimentos estarás contribuyendo a la reducción del consumo de carnes y procesados, generando de esta manera un menor impacto ambiental y apoyas al pequeño agricultor también al comprar en mercados y locales.

 

 

  • Aumenta el consumo de frutas y verduras

Elige siempre comer natural, y que mejor que frutas y verduras para incluir en tu alimentación, aparte de ser excelentes para la salud, también estarás apoyando a generar menor impacto ambiental, a la producción local y a la economía. Mejor aún si son de temporada, la compra de productos de temporada, además de favorecer a la economía local, ayuda a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y favorece la sostenibilidad de la tierra. 

  • Evita los desperdicios

Esta cuestión es clave para la sostenibilidad. Se calcula que aproximadamente un tercio de la producción mundial de alimentos se desperdicia ¡CADA AÑO!, sí así es, es muchísima cantidad. Este problema no es únicamente por la cantidad de comida desperdiciada, sino también por todos los recursos naturales que esto conlleva. Un menor desperdicio y pérdida de alimentos nos conduce a un uso más eficiente de la tierra y una mejor gestión de recursos. Acá te dejo algunos consejos para evitar desperdicios:

 

  • Intenta servir pequeñas raciones o porciones en tu plato para evitar tirar desperdicios. 
  • Aprovechar la comida que sobre y elaborar nuevos platos. 
  • Comprar de forma inteligente. Haz una lista de compras con los productos que necesitas durante la semana o el mes. 
  • Procura comprar frutas y verduras que parezcan “feas” a primera vista pero eso no significa que sean las peores. 
  • Antes de realizar compras de comida, revisa tu refrigeradora para ver qué es lo que necesitas realmente, así como para verificar qué alimentos son los próximos a vencerse para poder utilizarlos antes de que se arruinen. 
  • Procura consumir los primeros alimentos o productos que hayas comprado. 
  • Convertir los restos de comida en compost. 
  • Comparte y dona el excedente de comida.

 

 

  • Elige comprar productos a granel

Cuando compres tus productos, intenta adquirir aquellos que se encuentren a granel, esta siempre será la mejor opción cuando realices tus compras. Pero recuerda comprar siempre de manera inteligente y comprar únicamente la cantidad que vayas a utilizar. Al adquirir estos productos se disminuye el impacto o desperdicio que se tiene al envasar o empaquetar los productos. 

 

  • Lleva siempre contigo bolsas reutilizables

Cuando utilizamos bolsas reutilizables nos aseguramos de crear conciencia del verdadero daño que hemos provocado en nuestro planeta en los últimos años. Como bien sabemos, las bolsas plásticas afectan en su mayoría a los animales, especialmente a los que habitan en el mar, se podría decir que mueren aproximadamente 100 000 animales a causa de ellas, si se reduce su utilización, estaríamos contribuyendo a disminuir ese número.

 

 

¿Cuáles son las ventajas de una alimentación sostenible?

 

  • Actúa contra el cambio climático
  • Protege los bosques
  • Mejora la salud
  • Contribuye a la seguridad alimentaria
  • Protege la supervivencia de especies amenazadas
  • Preserva los recursos hídricos
  • Apoya a la economía local
  • Ahorra energía
  • Reduce la contaminación

 

Ahora que ya sabes todo lo que necesitas conocer acerca de cómo llevar una alimentación sostenible ¿qué esperas? Sé el cambio positivo dentro de tu comunidad.

 

Artículo relacionado, haz click aquí


Tags


Otros contenido seleccionado para ti

Quiero recibir todos los contenidos gratuitos